Los expertos destacan la educación como una solución duradera para los niños y niñas desplazados internos, pero se pierde la oportunidad de actuar

Publicado por
Red Inter Agencial para la Educación en Situaciones de Emergencias (INEE)
Written by
Kate Moriarty, Asesora Senior de Compromiso Estratégico y Diálogo de la INEE y Emma Wagner, Directora de Política Educativa y Abogacía de Save the Children
Publicado
Tema(s)
Desplazamiento forzado
Abogacía
Inglés
español

Un nuevo informe presentado la semana pasada por el Grupo de Alto Nivel sobre Desplazamiento Interno reconoce que la educación es un pilar fundamental para las soluciones duraderas. El informe destaca la necesidad de invertir en infraestructuras educativas públicas, apoyar a los docentes y prestar asistencia específica a los niños, niñas y jóvenes desplazados. Sin embargo, con 30 millones de niños, niñas y jóvenes desplazados internamente en todo el mundo, este informe ha dejado pasar la oportunidad de centrar una de las 10 recomendaciones del informe para los estados miembros y los donantes en la educación.

En 2019, el Secretario General de la ONU estableció el Grupo de Alto Nivel sobre Desplazamiento Interno para identificar recomendaciones concretas sobre cómo prevenir, responder y lograr soluciones a la crisis mundial de desplazamiento interno. A pesar de las difíciles circunstancias debidas a la pandemia del COVID-19, el Grupo hizo un esfuerzo constante por colaborar con los desplazados internos y con la sociedad civil. Estamos agradecidos por este proceso inclusivo y por la disponibilidad del panel para dialogar con nosotros en varias ocasiones.

Plantear las demandas de los niños, niñas y jóvenes desplazados internos

A lo largo de 2021, la INEE y Save the Children han trabajado conjuntamente para escuchar a los niños y niñas desplazados internos, a los jóvenes, a los docentes y a las organizaciones locales que trabajan con los desplazados internos, y para ofrecer la oportunidad de hacer llegar al Panel las mejores prácticas y sus demandas en materia de educación. Celebramos cinco mesas redondas en diferentes idiomas, publicamos un informe de la INEE que sintetiza las conclusiones de las mesas redondas, un informe de Save the Children con cinco estudios de caso de países, y celebramos un seminario web abierto y un debate privado con algunos de los panelistas.

Lo que escuchamos fue que una educación segura, de calidad e inclusiva es una prioridad importante para los niños, niñas y jóvenes desplazados interno. 

¿Qué dice el Panel sobre la educación?

El Panel pide "cambios cruciales para que el mundo se ocupe y aborde con decisión el problema del desplazamiento interno. Estos cambios se centran sobre todo en las soluciones duraderas". Las soluciones duraderas se refieren a la capacidad de los desplazados internos de reintegrarse en la sociedad y encontrar un punto en el que ya no tengan necesidades asociadas a su condición de desplazados

Se identificaron cinco áreas centrales para permitir soluciones, siendo la educación una de ellas. Acogemos con gran satisfacción este enfoque, ya que la educación se ha demostrado sistemáticamente como un pilar fundamental para la recuperación, la resiliencia y la prosperidad. El informe señala con acierto que la inclusión en el sistema educativo nacional es la forma más eficaz y sostenible de proporcionar a los niños y niñas desplazados internos acceso a una educación de calidad a largo plazo, reconociendo que el desplazamiento puede ser de larga duración o incluso permanente desde el lugar de origen. 

Sin embargo, el acceso al sistema educativo nacional puede ser un gran desafío. La inseguridad constante puede ser una amenaza para los niños, las niñas, los jóvenes y los docentes en el camino a la escuela, en ella y de regreso. Las escuelas pueden ser destruidas u ocupadas por grupos armados o los propios desplazados internos. Los niños, niñas y jóvenes pueden haber perdido sus documentos de educación cuando huyeron, pueden enfrentarse a los costes de pagar la educación, perder largos periodos de escolarización y enfrentarse a las barreras lingüísticas. Esto se suma a la discriminación que pueden encontrar por parte de la comunidad local y a las necesidades de salud mental que pueden tener.   

Se ha perdido la oportunidad de hacer recomendaciones firmes sobre la educación

Por lo tanto, es decepcionante que con la riqueza de las consultas realizadas con el Panel y con los deseos de los niños, jóvenes y docentes desplazados internos con los que hablaron, no haya una recomendación dedicada a la educación.

Acogemos con satisfacción la prioridad otorgada a las necesidades de protección de los desplazados internos, pero esperábamos el papel de la educación fuese reconocido de la misma manera. En efecto, la educación protege a los niños y niñas desplazados internos, además de ofrecerles oportunidades de aprendizaje académico y socioemocional. Sin acceso a una educación inclusiva, segura y de calidad, los niños, niñas y jóvenes corren un mayor riesgo de sufrir daños, como el trabajo infantil, la explotación y los abusos. Y, como señala el informe, sin acceso a la educación pueden ser "más vulnerables al reclutamiento por parte de bandas o grupos armados, a la radicalización, a la trata y a las estrategias negativas de afrontamiento”.

Esperamos saber más sobre la recomendación del Panel para que un Representante Especial del Secretario General (SRSG, por sus siglas en inglés) sobre Soluciones al Desplazamiento Interno proporcione un compromiso continuo con los Estados en materia de soluciones. El mandato de este representante debe incluir hacer un seguimiento de los progresos en materia de educación para los niños, niñas y jóvenes desplazados internos, así como abogar para que los Estados miembros proporcionen una educación segura, de calidad e inclusiva a los desplazados internos. 

El Panel ha recomendado la creación de un Fondo global de Soluciones para los Desplazados Internos para proporcionar apoyo financiero y técnico a los planes y estrategias de soluciones nacionales. Aunque esto puede movilizar mayores recursos a medio y largo plazo, las necesidades de los niños, niñas y jóvenes refugiados son más inmediatas. Se necesita urgentemente un aumento de la financiación para la educación en situaciones de emergencia y crisis prolongadas, teniendo en cuenta las enormes necesidades actuales. Aunque el informe ofrece pocos detalles sobre el mandato de este fondo propuesto, recomendamos que la financiación internacional para la educación siga fluyendo a través de los mecanismos existentes, tanto bilaterales como multilaterales. Entre estos fondos multilaterales se encuentran La educación no puede esperar, que actúa en situaciones de emergencia y a través del nexo entre la ayuda humanitaria y el desarrollo, y la Asociación Mundial para la Educación, que financia el desarrollo y la aplicación de planes nacionales del sector educativo (que deberían incluir a los niños y niñas desplazados internos)

El aprendizaje de calidad ayuda a hacer frente a las causas del desplazamiento forzado. También es la llave que abre el potencial futuro y el bienestar de los desplazados internos. Los derechos de los niños, niñas y jóvenes desplazados internos a ser incluidos en los sistemas educativos nacionales deben ser defendidos y bien financiados. Los compromisos que los gobiernos y la comunidad internacional asumieron como parte de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y los Principios Rectores de los Desplazamientos Internos de la ONU deben ser priorizados.

Damos las gracias al Panel, al Grupo Asesor de Expertos y a la Secretaría por haber consultado a los niños, a las niñas, a los jóvenes, a los docentes y a la sociedad civil, y por su trabajo en el informe final. Acogemos con satisfacción la atención que el Secretario General de las Naciones Unidas está prestando a esta cuestión, y esperamos trabajar con todas las partes interesadas para garantizar que todos los niños y niñas, incluso en situaciones de emergencia, reciban una buena educación