Dominio
Tercer ámbito: Enseñanza y aprendizaje

Estas normas se centran en los elementos esenciales que promueven una enseñanza y un aprendizaje eficaces, entre ellos los planes de estudios, la capacitación, el desarrollo y apoyo profesional, los procesos de instrucción y aprendizaje y la evaluación de los resultados educativos.

Related Resources

Acciones clave y orientaciones para:

Planes de estudio Se usan planes de estudios que sean pertinentes desde el punto de vista cultural, social y lingüístico para impartir la educación formal y no formal, de manera adecuada a cada contexto y a las necesidades de los educandos.

Acciones clave

Las autoridades educativas coordinan la revisión, el desarrollo o la adaptación del plan de estudios formal, dando participación a todos los interesados que corresponda

Vea las notas de orientación:

Los planes de estudios, los libros de texto y los materiales complementarios son apropiados para la edad, el nivel de desarrollo, el idioma, la cultura, las capacidades y las necesidades de los educandos

Vea las notas de orientación:

Tanto el gobierno anfitrión como el huésped reconocen los planes de estudios y exámenes formales que se utilizan en la educación de personas refugiadas e internamente desplazadas

Vea las notas de orientación:

Planes de estudios formales y no formales enseñan reducción del riesgo de desastres, educación ambiental y prevención de conflictos

Vea las notas de orientación:

Los planes de estudios, libros de texto y materiales complementarios abarcan las competencias principales de la educación básica, a saber, lectoescritura, matemática básica, habilidades para la vida, prácticas de salud e higiene

Vea las notas de orientación:

Los planes de estudios contemplan el bienestar psicosocial y las necesidades de protección de los educandos

Vea las notas de orientación:

El contenido educativo, los materiales y la instrucción se brindan en el idioma o los idiomas de los educandos

Vea las notas de orientación:

Los planes de estudios, los libros de texto y los materiales complementarios tienen sensibilidad de género, reconocen la diversidad, previenen la discriminación y promueven el respeto hacia todos los educandos

Vea las notas de orientación:

Se proporcionan oportunamente materiales didácticos suficientes, adquiridos en el ámbito local

Vea las notas de orientación:

Notas de orientación
1
Plan de estudios

Un plan de estudios es un plan de acción para ayudar a los educandos a mejorar sus conocimientos y habilidades. Se aplica tanto a programas formales como no formales y deben ser pertinentes y adaptables a todos los educandos. Incluye objetivos y contenidos Tercer ámbito: Enseñanza y aprendizaje 82 educativos, análisis, métodos de enseñanza y materiales didácticos:

  • los “objetivos educativos” son el conocimiento, las actitudes y las habilidades que se desarrollarán mediante las actividades educativas para promover el desarrollo cognitivo, social, emocional y físico de los educandos;
  • el “contenido educativo” se refiere a materias como la lectoescritura, la matemática básica y las habilidades para la vida;
  • “análisis” se refiere a la medición de lo que se ha aprendido bajo la forma de conocimientos, actitudes y habilidades en relación con el contenido educativo abarcado;
  • “métodos de enseñanza” se refiere al enfoque elegido y usado para la presentación del contenido educativo a fin de fomentar la adquisición de conocimientos y habilidades en todos los educandos;
  • “material didáctico” se refiere a libros, mapas y gráficos, materiales de estudio complementarios, guías para los maestros, equipos, juegos y otros materiales para la enseñanza y el aprendizaje.
Regresar al inicio
2
Planes de estudios apropiados al contexto, a la edad y al nivel de desarrollo

Los planes de estudios deben ser apropiados a la edad y compatibles con el nivel de desarrollo de los educandos, incluido su desarrollo sensorial, mental, cognitivo, psicosocial y físico. En contextos de emergencia y hasta la recuperación, los niveles de edad y desarrollo pueden variar ampliamente en los programas de educación formal y no formal. Esto requiere una adaptación de los planes de estudios y los métodos. Los maestros deben recibir apoyo para adaptar la enseñanza a los niveles y las necesidades de los educandos con los que trabajan.

Regresar al inicio
3
Creación y revisión de planes de estudios

Se trata de un proceso largo y complejo que deben realizar las autoridades educativas correspondientes y aceptadas. Si se restablecen programas de educación formal durante emergencias o después de éstas, deben usarse planes de estudios nacionales reconocidos de enseñanza primaria y secundaria. En ámbitos donde no existe ninguno de éstos, se deben desarrollar o adaptar rápidamente los planes de estudios. En el caso de los refugiados, este proceso puede basarse en planes de estudios del país anfitrión o del país de origen. En otros casos, pueden ser apropiados planes de estudios adaptados a partir de situaciones de emergencia comparables.

En situaciones de refugiados, los planes de estudios idealmente deben ser aceptables tanto en el país de origen como en el anfitrión, a fin de facilitar la repatriación voluntaria. Esto requiere una sustancial coordinación regional o interinstitucional, tomando en cuenta, por ejemplo, las competencias lingüísticas y el reconocimiento de resultados de examen para la certificación. Estas decisiones deben basarse en las perspectivas del país anfitrión y en el derecho internacional sobre refugiados. En situaciones de emergencia y hasta la recuperación inclusive, los planes de estudios de programas educativos formales y no formales deben enriquecerse con conocimientos y habilidades específicos del contexto de emergencia.

Pueden ser necesarios planes de estudios especiales para ciertos grupos, a saber:

  • niños y jóvenes que tienen un medio de vida;
  • niños anteriormente asociados con fuerzas armadas y grupos armados;
  • educandos mayores al grado que les correspondería, o que se reintegran después de un largo período sin asistir a la escuela;
  • educandos adultos.

El desarrollo y evaluación de planes de estudios y libros de texto, así como la revisión periódica de programas educativos, debe ser realizado por las autoridades educativas correspondientes. Los educandos, los maestros, los sindicatos docentes y las comunidades afectadas deben participar activamente. Los comités de evaluación de libros de texto, que deben incluir representantes de diferentes etnias y grupos vulnerables, pueden ayudar a evitar la perpetuación de los prejuicios y a consolidar la paz entre distintas comunidades. Deben tener cuidado de no instigar tensiones al eliminar de los libros de texto mensajes controvertidos.

Regresar al inicio
4
Competencias esenciales

Antes de desarrollar o adaptar el contenido educativo y los materiales de capacitación docente, deben determinarse las competencias esenciales. Las “competencias esenciales” de la educación básica son:

  • lectoescritura y matemática funcionales;
  • los conocimientos esenciales, habilidades para la vida, actitudes y prácticas que los educandos precisan para tener una vida digna y participar de manera activa y significativa como miembros de su comunidad.

Las competencias esenciales deben fortalecerse mediante la aplicación práctica. Deben hacerse intervenciones de desarrollo de la primera infancia para los niños muy pequeños. Los cimientos construidos en la primera infancia constituyen la base para adquirir y dominar después las competencias esenciales.

Regresar al inicio
5
Contenido de la educación en habilidades para la vida y conceptos esenciales

Este contenido debe ser apropiado para la edad, los diferentes estilos de aprendizaje, la experiencia y el ambiente de los educandos, y debe estimular la capacidad de éstos de llevar una vida independiente y productiva. Los contenidos y conceptos deben ser específicos del contexto y pueden incluir:

  • salud y promoción de la higiene, incluso salud sexual y reproductiva, además de VIH y SIDA;
  • protección de la infancia y apoyo psicosocial;
  • educación en derechos humanos, ciudadanía, consolidación de la paz y derecho humanitario;
  • reducción del riesgo de desastres y habilidades que salvan vidas, incluso educación sobre minas de tierra y municiones sin detonar;
  • cultura, recreación, deportes y artes, incluso música, danza, teatro y artes visuales;
  • habilidades para la vida y formación técnica y profesional;
  • conocimiento ambiental local e indígena;
  • habilidades de protección relacionadas con los riesgos y amenazas específicos que enfrentan las niñas y los niños.

El contenido educativo sienta las bases de los medios de vida de los educandos. El contenido de los programas de formación profesional debe estar en función de las oportunidades de empleo e incluir prácticas de taller, por ejemplo pasantías.

En comunidades afectadas por conflictos, los contenidos y metodologías de la educación para la paz y la resolución de conflictos pueden mejorar el entendimiento entre distintos grupos. Además, pueden enseñar también habilidades de comunicación para facilitar la reconciliación y la consolidación de la paz. Se debe tener cuidado al implementar las iniciativas de educación para la paz a fin de garantizar que las comunidades estén listas para abordar cuestiones contenciosas o dolorosas.

Regresar al inicio
6
Derechos y las necesidades psicosociales y de desarrollo

Deben atenderse los derechos y las necesidades psicosociales y de desarrollo de los educandos, maestros y otro personal educativo en todas las etapas de la emergencia, hasta la recuperación inclusive. El personal educativo necesita capacitación para reconocer las señales de aflicción en los educandos. Debe ser capaz de tomar medidas para ocuparse de esa aflicción, incluso utilizando mecanismos de derivación a servicios de apoyo adicional. Debe haber pautas claras para los maestros, el personal de apoyo educativo y los miembros de la comunidad a fin de brindarles a los niños apoyo psicosocial dentro y fuera de la clase. Los educandos que han experimentado aflicción necesitan educación dentro de una estructura predictible, que utilice métodos de disciplina positivos y períodos de aprendizaje más cortos, a fin de estimular la concentración. Todos los educandos pueden participar en actividades recreativas y didácticas cooperativas. Si los contenidos y métodos educativos son apropiados, los educandos obtienen confianza en sí mismos y esperanza para el futuro.

Los maestros y otro personal educativo, en general seleccionados entre la población afectada, pueden padecer la misma aflicción que los educandos. Este problema debe abordarse mediante capacitación, monitoreo y apoyo. No corresponde esperar que los maestros asuman responsabilidades que puedan resultar perjudiciales para su propio bienestar psicosocial o el de los educandos. 

Regresar al inicio
7
Idioma

El idioma de instrucción puede ser una causa de división en los países y comunidades multilingües. A fin de minimizar la marginación, las decisiones sobre el idioma o los idiomas de instrucción deben basarse en el consenso, dando participación a la comunidad, las autoridades educativas y otros interesados pertinentes. Los maestros deben ser capaces de enseñar en un idioma que los educandos entiendan y de comunicarse con los padres y la comunidad en general. Para enseñarles a los estudiantes sordos y ciegos se deben usar los idiomas y métodos más apropiados, a fin de garantizar su plena inclusión. También debe haber clases y actividades complementarias, en especial para la primera infancia, en el idioma o los idiomas de los educandos.

En situaciones de refugiados, los países anfitriones pueden exigir que las escuelas para refugiados se ajusten a sus normas, incluido el uso de sus idiomas y planes de estudios. Es importante conocer los derechos de los educandos refugiados. Se deben considerar sus oportunidades futuras y lo que se necesita para permitirles continuar su educación en el país anfitrión o en sus comunidades de origen después de la emergencia. En situaciones de desplazamiento extendido, se les debe brindar a los educandos la oportunidad de aprender el idioma de la comunidad o el país anfitrión. Esto les permite funcionar dentro de la comunidad anfitriona y seguir teniendo acceso a la educación y a otras oportunidades.

Regresar al inicio
8
Diversidad

Se debe considerar la diversidad al crear e implementar actividades educativas en todas las etapas de la emergencia, incluida la recuperación. Esto implica incluir a los educandos, maestros y otro personal educativo de distintos orígenes y grupos vulnerables, así como promover la tolerancia y el respeto. Algunos aspectos específicos de la diversidad son:

  • el género;
  • la discapacidad mental o física;
  • la capacidad de aprendizaje;
  • los educandos de distintos grupos de ingresos;
  • las clases con niños y adolescentes de diferentes edades;
  • la cultura y la nacionalidad;
  • el origen étnico y la religión

Los planes de estudios, los materiales didácticos y las metodologías de enseñanza deben eliminar los prejuicios y fortalecer la equidad. Los programas pueden hacer algo más que hablar de tolerancia y comenzar a cambiar actitudes y comportamientos. Esto conduce a un mejor reconocimiento y al respeto por los derechos de los demás. La educación en derechos humanos debe apoyarse mediante programas de educación formal y no formal, a fin de promover la diversidad de manera apropiada a cada edad y culturalmente sensible. El contenido puede vincularse con los derechos humanos y el derecho humanitario internacional y con las habilidades para la vida. Los maestros pueden necesitar apoyo para modificar los materiales y métodos de enseñanza vigentes si los libros de texto y otros materiales necesitan una revisión.

Regresar al inicio
9
Materiales didácticos disponibles en el ámbito local

Al principio de una emergencia se deben valorar los materiales didácticos disponibles en el ámbito local. Para las personas refugiadas o desplazadas, esto comprende materiales de su país o zona de origen. Los materiales deben adaptarse o crearse, si es necesario y distribuirse en cantidades suficientes para todos, incluso en formatos accesibles para los educandos con discapacidades. Se debe apoyar a las autoridades de educación pertinentes para que puedan vigilar el almacenamiento, la distribución y el uso de los materiales.

Regresar al inicio

Los maestros y otro personal educativo reciben una capacitación periódica, pertinente y estructurada, conforme a las necesidades y a las circunstancias.

Acciones clave

Hay oportunidades de capacitación para maestros y otro personal educativo de ambos sexos, acordes a las necesidades

Vea las notas de orientación:

La capacitación es adecuada al contexto y refleja los objetivos y contenidos educativos

Vea las notas de orientación:

Las autoridades de educación pertinentes reconocen y aprueban la capacitación

Vea las notas de orientación:

Capacitadores calificados imparten cursos que complementan la capacitación en el empleo, el apoyo, la orientación, el monitoreo y la supervisión de clase

Vea las notas de orientación:

Mediante la capacitación y el apoyo continuos, los maestros se transforman en facilitadores efectivos en el ambiente de aprendizaje, utilizando métodos participativos de enseñanza y ayudas didácticas

Vea las notas de orientación:

La capacitación incluye conocimientos y habilidades para planes de estudios formales y no formales, incluso creación de conciencia sobre las amenazas, reducción del riesgo de desastres y prevención de conflictos

Vea las notas de orientación:

Notas de orientación
1
El término “maestro”

El término “maestro” se refiere a los instructores, facilitadores o animadores en programas educativos formales y no formales. Los maestros pueden tener diferentes experiencias y capacitación. Pueden ser educandos mayores o miembros de la comunidad (ver también las normas 1 a 3 en materia de maestros y otro personal educativo, en las paginas 81-94).

Regresar al inicio
2
Desarrollo de los planes de estudios y contenidos formales de la capacitación

Esta tarea es responsabilidad de las autoridades educativas. Los planes de estudios y los contenidos deben reflejar las necesidades y los derechos de los educandos y las necesidades particulares del personal educativo en el contexto, dentro de las limitaciones de presupuesto y de tiempo.

El contenido de la capacitación puede incluir:

  • conocimientos esenciales, como lectoescritura, matemática básica y habilidades para la vida apropiadas al contexto, incluida la educación en salud;
  • pedagogía y métodos de enseñanza, incluso el manejo positivo de la disciplina y de la clase, los enfoques participativos y la educación inclusiva;
  • códigos de conducta para maestros y otro personal educativo, incluso la condena de la violencia de género contra los educandos y los mecanismos apropiados de información y derivación;
  • reducción del riesgo de desastres y principios de prevención de conflictos;
  • desarrollo y apoyo psicosocial, incluso las necesidades de los educandos y los maestros y la disponibilidad de servicios locales y sistemas de derivación;
  • principios y perspectivas de los derechos humanos y el derecho humanitario, para comprender su significado e intención y su conexión directa e indirecta con las necesidades de los educandos y con las responsabilidades de los educandos, los maestros, las comunidades y las autoridades educativas;
  • otros contenidos adecuados al contexto.

Las iniciativas de capacitación deben contemplar cómo abordar las cuestiones de diversidad y discriminación. Por ejemplo, las estrategias de enseñanza con sensibilidad de género alientan a los maestros de ambos sexos a comprender la equidad de género y comprometerse con ella en las aulas. La capacitación de personal educativo femenino y de mujeres integrantes de la comunidad puede fomentar cambios positivos en el aula y en la comunidad en general.

Regresar al inicio
3
Apoyo y coordinación de la capacitación

Siempre que sea posible, las autoridades educativas deben tomar la iniciativa en cuanto al diseño y la implementación de actividades formales y no formales de capacitación docente. Cuando las autoridades educativas no están en condiciones de conducir este proceso, un comité coordinador interinstitucional puede brindar orientación y coordinación. Los planes de capacitación deben Tercer ámbito: Enseñanza y aprendizaje 90 incluir capacitación en el empleo y de ser necesario, la revitalización de instituciones de formación docente y centros de educación universitaria. Estas instituciones tienen un papel vital en la reconstrucción de un sector educativo sostenible.

Al principio de una respuesta de emergencia, las autoridades educativas nacionales y otros interesados pertinentes deben iniciar un diálogo sobre los programas de capacitación docente en el empleo y los mecanismos para su reconocimiento. Siempre que sea posible, la capacitación en el empleo debe diseñarse de modo que satisfaga los requisitos nacionales para maestros calificados. Asimismo, deben incorporarse elementos adicionales pertinentes a la situación de emergencia, como la satisfacción de necesidades psicosociales. Si las escuelas para refugiados están separadas del sistema educativo local, la capacitación en el empleo de los maestros refugiados debe propender a la condición de maestro calificado en el país de origen o de asilo.

Deben designarse capacitadores locales para crear e implementar formas de capacitación adecuadas para los maestros. Puede ser necesario desarrollar sus habilidades de facilitación y capacitación. Debe promoverse un equilibrio de género en los capacitadores y en los capacitados. Cuando la cantidad de capacitadores es limitada o cuando éstos carecen de una formación adecuada, es posible fortalecer instituciones que ofrezcan capacitación docente previa al empleo y en el empleo. Este debe ser un esfuerzo coordinado de instituciones nacionales y regionales y de organizaciones externas, como organismos del sistema de las Naciones Unidas y ONG. Puede incluir:

  • la revisión de programas y libros de texto de capacitación docente;
  • la inclusión de contenido actualizado y relacionado con la emergencia;
  • la prestación de experiencia docente práctica, por ejemplo mediante asistentes de aula o pasantes.
Regresar al inicio
4
Reconocimiento y acreditación de la capacitación

La aprobación y acreditación por las autoridades educativas es esencial para garantizar la calidad y el reconocimiento de la capacitación docente en la emergencia y hasta la recuperación inclusive. En el caso de los maestros refugiados, las autoridades educativas en la zona o el país anfitriones o nativos deben determinar si la capacitación es aceptable y se adapta a las necesidades de los educandos y los maestros.

Regresar al inicio
5
Material didáctico

Los maestros deben estar capacitados para reconocer necesidades de ayudas didácticas específicas sobre la base del plan de estudios. Deben aprender cómo crear ayudas didácticas efectivas y apropiadas con materiales disponibles en el ámbito local.

Regresar al inicio
6
Conciencia sobre las amenazas, reducción de riesgos y preparativos de la respuesta

Los maestros necesitan habilidades y conocimientos para ayudar a los educandos y a la comunidad a prevenir y mitigar futuros desastres. Pueden necesitar apoyo para integrar la promoción de la reducción de riesgos y la prevención de conflictos a la enseñanza y el aprendizaje. Este apoyo incluye información y habilidades necesarias para reconocer y prevenir las amenazas y los desastres potenciales que enfrentan las comunidades y para darles respuesta.

Regresar al inicio

Los procesos de instrucción y aprendizaje se centran en el educando y son participativos e inclusivos.

Acciones clave

Los métodos de enseñanza son apropiados para la edad, el nivel de desarrollo, el idioma, la cultura, las capacidades y las necesidades de los educandos. 

Vea las notas de orientación:

Los maestros demuestran una comprensión del contenido de la lección y habilidades didácticas en su interacción con los educandos. 

Vea las notas de orientación:

Los procesos de instrucción y aprendizaje contemplan las necesidades de todos los educandos, incluidos los que tienen discapacidades, promoviendo la inclusión y abatiendo los obstáculos al aprendizaje.

Vea las notas de orientación:

Los padres y los líderes comunitarios entienden y aceptan el contenido educativo y los métodos de enseñanza utilizados. 

Vea las notas de orientación:

Notas de orientación
1
Compromiso activo

El compromiso activo de los educandos es importante en todos los niveles de edad y desarrollo. La enseñanza debe ser interactiva y participativa, garantizando que todos los educandos participen en la clase. Utiliza métodos de enseñanza apropiados desde el punto de vista del desarrollo, por ejemplo, trabajo en grupo, trabajo en proyectos, educación entre pares, representación de roles, narración de cuentos o descripción de acontecimientos, juegos, videos o historias. Estos métodos deben incorporarse a la formación docente, los libros de texto y los programas de capacitación. Es posible que los planes de estudios vigentes precisen ser adaptados para el aprendizaje activo.

Los niños pequeños aprenden mediante el juego. Su aprendizaje debe basarse en el juego activo y la interacción. Los juegos guiados pueden desarrollar habilidades y relaciones, tanto con los compañeros como con los maestros. Los padres y los cuidadores principales de los niños muy pequeños deben recibir apoyo para que puedan entender y llevar a la práctica:

  • la importancia de responder y ser sensibles a las necesidades de los niños;
  • formas de cuidar de los niños más pequeños;
  • métodos de juego que comprometan activamente a los niños en el proceso educativo y promuevan su desarrollo.
Regresar al inicio
2
Obstáculos al aprendizaje

Se debe apoyar a los maestros para que hablen con los padres, los miembros de la comunidad, las autoridades educativas y otros interesados pertinentes acerca de la importancia de las actividades de educación formal y no formal en situaciones de emergencia. Pueden hablar sobre cuestiones de derechos, diversidad e inclusión y sobre la importancia de llegar a niños, niñas y jóvenes que no participan en las actividades educativas. Estas conversaciones son importantes para garantizar que las personas entiendan y apoyen la inclusión de todos los niños y niñas y la prestación de los recursos e instalaciones apropiados. Grupos tales como asociaciones de padres, madres y maestros, comisiones de gestión escolar y comisiones de educación de la comunidad pueden movilizarse para ayudar a reconocer obstáculos al aprendizaje y elaborar planes para tratar de superarlos a nivel comunitario.

Regresar al inicio
3
Métodos de enseñanza apropiados

La educación en situaciones de emergencia hasta la recuperación inclusive, debe ofrecer a los maestros que trabajan en la educación formal una oportunidad de cambio positivo. Los métodos de enseñanza pueden hacerse adaptables y aceptables para el contexto y deben contemplar los derechos, las necesidades, la edad, las capacidades y las discapacidades de los educandos. Sin embargo, se debe tener cuidado y sensibilidad al adoptar métodos de enseñanza más participativos o adaptados a los educandos. La implementación de nuevas metodologías, en especial durante las etapas iniciales de una emergencia, puede ser una experiencia estresante, aun para maestros experimentados. Esto también puede afectar a los educandos, padres y madres y miembros de la comunidad. 

Los cambios deben introducirse con la aprobación, la coordinación y el apoyo de las autoridades educativas. Puede llevar tiempo que la escuela y la comunidad entiendan y acepten estos cambios. Es importante garantizar que se atiendan las preocupaciones de los padres y madres y otros miembros de la comunidad. Los maestros deben conocer los nuevos contenidos y los cambios esperados en su conocimiento y conducta.

Para las intervenciones de educación no formal, pueden adoptarse enfoques centrados en el educando mediante la capacitación y el apoyo continuo de voluntarios, animadores, facilitadores y cuidadores. Las metodologías deben ser adecuadas al plan de estudios, contemplando las competencias esenciales de la educación básica, incluso lectoescritura, matemática básica y habilidades para la vida pertinentes al contexto de emergencia (ver la nota de orientación 4 de la norma 1 en materia de enseñanza y aprendizaje).

Regresar al inicio

Se usan métodos apropiados para evaluar y validar los resultados del aprendizaje.

Acciones clave

El análisis y evaluación continua del progreso de los educandos hacia los objetivos establecidos sirven de base a los métodos de enseñanza

Vea las notas de orientación:

Se reconocen los logros de los educandos y se entregan créditos o certificados de cursos terminados

Vea las notas de orientación:

Se evalúa a los egresados de programas de formación técnica y profesional para valorar la calidad y pertinencia de los programas en un ambiente cambiante

Vea las notas de orientación:

Los métodos de análisis y evaluación se consideran justos, confiables y no amenazantes para los educandos

Vea las notas de orientación:

Los análisis son adecuados a las futuras necesidades educativas y económicas de los educandos

Vea las notas de orientación:

Notas de orientación
1
Métodos y medidas efectivos de análisis y evaluación

Es necesario establecer estos métodos y medidas y tomar en cuenta lo siguiente:

  • pertinencia: los exámenes y pruebas son adecuados al contexto de aprendizaje y a la edad de los educandos
  • coherencia: los métodos de evaluación se conocen y aplican de manera similar en todos los centros educativos y por todos los maestros;
  • oportunidad: a los educandos ausentes se les ofrece otra oportunidad de evaluación;
  • momento: el análisis se efectúa durante la instrucción y al final;
  • frecuencia: la emergencia puede afectar este factor;
  • ámbito seguro y apropiado: los análisis formales se realizan en un lugar seguro, a cargo de personal educativo;
  • transparencia: los resultados del análisis se comparten y discuten con los educandos y en el caso de los niños, con sus padres. Hay examinadores externos disponibles para las etapas clave del análisis, cuando esto es posible y apropiado;
  • adaptación a los niños con discapacidades: se asigna más tiempo y se permite que los educandos demuestren sus habilidades y su comprensión por medios alternativos apropiados
Regresar al inicio
2
Resultados del análisis

En los programas de educación formal, el análisis se realiza de modo que las autoridades educativas puedan reconocer los logros de los educandos y los resultados de los exámenes. En el caso de los refugiados, se deben hacer esfuerzos para obtener el reconocimiento de las autoridades educativas en el país o la zona de origen. En el caso de la educación y formación técnica y profesional, los educadores deben cumplir con las normas nacionales de certificación. Los documentos que prueban la realización del curso completo pueden ser diplomas o certificados de graduación.

Regresar al inicio
3
Código de ética del análisis

El análisis y la evaluación deben concebirse e implementarse de acuerdo con un código de ética. Esto significa que deben ser justas y confiables, y realizarse de tal forma que no aumenten el miedo ni causen aflicción. Los educandos no deben ser acosados a cambio de buenas notas o promociones en una escuela o un programa. Para garantizar que se cumplan estas condiciones, pueden ser útiles ciertas actividades de seguimiento, incluso pruebas rápidas tomadas por supervisores y miembros de la comunidad.

Regresar al inicio
4
Pertinencia

El contenido de los análisis y los procesos utilizados deben estar directamente vinculados con los contenidos enseñados. Los objetivos y puntos de referencia del aprendizaje deben obtenerse del plan de estudios. Cuando sea posible, los análisis deben modificarse para que representen los contenidos efectivamente enseñados en lugar de un plan de estudios estándar, reflejando así lo realmente aprendido y no las lagunas en la enseñanza.

Los maestros y otro personal educativo deben emplear herramientas y métodos de análisis apropiados y fáciles de usar. La orientación y la capacitación en el uso de las herramientas de análisis ayudan a mejorar la eficacia de éstas. Algunos miembros de la comunidad pueden ayudar con el análisis del proceso de aprendizaje y la eficacia de la enseñanza. Esto puede ser particularmente beneficioso en clases grandes o de varios grados, o cuando hay educandos que necesitan más atención individual.

Regresar al inicio
Recursos relacionados