Dominio
Segundo ámbito: Acceso y ambiente de aprendizaje

Las normas de este ámbito se centran en el acceso a oportunidades de aprendizaje seguras y pertinentes. Destacan vínculos fundamentales con otros sectores, como los de salud, agua y saneamiento, nutrición y refugio, que ayudan a mejorar la seguridad, la protección y el bienestar físico, cognitivo y psicológico.

Related Resources

Acciones clave y orientaciones para:

Todos los individuos tienen acceso a oportunidades educativas adecuadas y de calidad

Acciones clave

No se niega el acceso a la educación ni oportunidades de aprendizaje a ningún individuo ni grupo social por razones discriminatorias.

Vea las notas de orientación:

Las estructuras y los lugares de aprendizaje son accesibles para todos.

Vea las notas de orientación:

Se eliminan los obstáculos a la inscripción, como la falta de documentos u otros requisitos.

Vea las notas de orientación:

Una gama de oportunidades flexibles, formales y no formales se ofrece progresivamente a la población afectada para satisfacer sus necesidades educativas.

Vea las notas de orientación:

Mediante la sensibilización y la capacitación, las comunidades locales se involucran cada vez más en garantizar los derechos de todos los niños y niñas, jóvenes y adultos a educación de calidad y pertinente.

Vea las notas de orientación:

Hay suficientes recursos disponibles que garantizan la continuidad, la equidad y la calidad de las actividades educativas.

Vea las notas de orientación:

Los educandos tienen la oportunidad de ingresar o reingresar en el sistema de educación formal en cuanto sea posible una vez superados los trastornos de la emergencia.

Vea las notas de orientación:

El programa de educación en contextos de refugiados es reconocido por las autoridades educativas locales pertinentes y por el país de origen.

Los servicios educativos para poblaciones afectadas por desastres no afectan negativamente a las poblaciones anfitrionas.

Notas de orientación
1
Discriminación

La discriminación se refiere a obstáculos impuestos por el sexo, la edad, la discapacidad, la condición serológica, la nacionalidad, la raza, el origen étnico, la tribu, el clan, la casta, la religión, el idioma, la cultura, la filiación política, la orientación sexual, el origen socioeconómico, la ubicación geográfica o las necesidades educativas específicas. La discriminación puede ser involuntaria. Por ejemplo, puede ser el resultado no deseado de una infraestructura inaccesible para personas con discapacidades, o de políticas y prácticas que no favorecen la participación de los educandos. Algunos ejemplos de discriminación son prohibir la asistencia a la escuela de adolescentes embarazadas o de educandos afectados por el VIH, así como las matrículas escolares y el costo de uniformes, libros y otros artículos.

Determinados grupos o individuos pueden tener dificultades para acceder a la educación en una situación de emergencia. Algunos pueden ser más vulnerables como resultado de las emergencias y el desplazamiento. Estos grupos pueden incluir:

  • las personas con discapacidades físicas o mentales;
  • las personas que padecen graves problemas de salud mental y psicosociales;
  • las niñas;
  • los jóvenes;
  • los niños asociados con fuerzas armadas y grupos armados;
  • los adolescentes jefes de hogar;
  • las madres adolescentes;
  • las personas de ciertos grupos étnicos o sociales.

Las autoridades nacionales, las comunidades y las organizaciones humanitarias tienen la responsabilidad de garantizar que todas las personas tengan acceso a actividades educativas. Esto significa evaluar las necesidades y prioridades de los grupos excluidos y las de aquellos que tienen diferentes necesidades de aprendizaje en el contexto específico y atenderlas. Se deben determinar cuáles son las políticas y prácticas que limitan el acceso a oportunidades de aprendizaje y ponerles remedio. La falta de acceso a la educación para ciertos grupos étnicos, lingüísticos, geográficos o de edad puede crear o mantener tensiones que pueden contribuir al conflicto.

El Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de 1966 aclara en qué consiste el derecho a la educación.

  • Por el artículo 2, los estados parte se comprometen a garantizar los derechos enunciados en el Pacto, “sin discriminación alguna por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social”.
  • El artículo 13 reconoce que el derecho de todos a la educación “debe orientarse hacia el pleno desarrollo de la personalidad humana y del sentido de su dignidad y debe fortalecer el respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales”. Agrega que “la educación debe capacitar a todas las personas para participar efectivamente en una sociedad libre, favorecer la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y entre todos los grupos raciales, étnicos o religiosos y promover las actividades de Naciones Unidas en pro del mantenimiento de la paz”. Por el artículo 13 las partes reconocen que, con el objeto de lograr el pleno ejercicio de este derecho: “a) la enseñanza primaria debe ser obligatoria y asequible a todos gratuitamente; b) la enseñanza secundaria, en sus diferentes formas, incluso la enseñanza secundaria técnica y profesional, debe ser generalizada y hacerse accesible a todos, por cuantos medios sean apropiados, y en particular por la implantación progresiva de la enseñanza gratuita; c) debe fomentarse o intensificarse, en la medida de lo posible, la educación fundamental para aquellas personas que no hayan recibido o terminado el ciclo completo de instrucción primaria.”
Regresar al inicio
2
Admisión, inscripción y retención

Los requisitos de documentación deben ser flexibles. No se deben exigir para el ingreso certificados de ciudadanía, nacimiento o edad, documentos de identidad e informes escolares, porque es posible que las poblaciones afectadas por la emergencia no dispongan de estos documentos. No se deben aplicar estrictamente los límites de edad, siempre que se respeten las normas de protección y las culturales. Se debe permitir la inscripción de segunda oportunidad para quienes hayan abandonado los estudios. Se deben hacer esfuerzos especiales para reconocer a los individuos más vulnerables y cómo incluirlos. Si hay problemas de seguridad, la documentación y la información sobre la inscripción deben mantenerse en reserva.

Regresar al inicio
3
Variedad de oportunidades de educación de calidad

Es necesario que haya distintas oportunidades de educación de calidad. El objetivo es garantizar que se satisfagan las necesidades educativas de todos los educandos y contribuir al desarrollo económico, social y político del país. Estas oportunidades deben ser pertinentes para todos los educandos y para el contexto y pueden incluir:

  • el desarrollo del niño en la primera infancia;
  • educación primaria, secundaria y superior;
  • clases de lectoescritura y matemática básica;
  • educación en habilidades para la vida;
  • programas de educación de jóvenes y adultos, como la educación técnica y profesional.

En crisis agudas, los espacios acogedores para los niños o los espacios seguros suelen ser la primera respuesta mientras se establece o reactiva la educación formal. Los espacios acogedores para los niños tienen por finalidad proteger y promover el bienestar de los niños y jóvenes. Algunos de ellos los preparan para reingresar en un aula formal, mientras que otros les permiten participar en actividades de aprendizaje no formal. Otorgan a grupos de diferentes edades, desde niños pequeños hasta jóvenes, acceso a formas de aprendizaje estructurado, juegos, deportes, teatro, arte, música, protección y apoyo psicosocial. Los espacios acogedores para los niños pueden permitir que los miembros de la comunidad, los trabajadores humanitarios y los empleados del gobierno evalúen necesidades y capacidades para la educación formal y no formal, incluso cómo integrar y apoyar iniciativas locales.

Regresar al inicio
4
Flexibilidad

Las oportunidades de aprendizaje deben ser flexibles y adaptarse al contexto. Las adaptaciones pueden incluir:

  • cambios en los calendarios, horarios, turnos o cronogramas anuales de clase, para satisfacer las necesidades de determinados grupos de educandos;
  • modos alternativos de educación, como el estudio autónomo, el aprendizaje a distancia y acelerado o los programas de recuperación;
  • prestación de servicios de cuidado de niños para padres y madres jóvenes;
  • exoneración de requisitos de documentación, como los certificados de nacimiento o edad

Las adaptaciones deben discutirse con miembros de la comunidad, incluso con los jóvenes, las mujeres y otros miembros que puedan estar excluidos. Deben participar las autoridades educativas pertinentes para que se reconozcan las adaptaciones propuestas. Si los educandos están diseminados en una zona muy extensa, se puede trazar un mapa de escuelas y otros lugares de aprendizaje a fin de determinar cuál es el acceso más eficiente a diversas oportunidades de educación (ver también la nota de orientación 7 de la norma 1 en materia de política educativa, y la nota de orientación 1 de la norma 2 en materia de política educativa).

Regresar al inicio
5
Prioridades educativas inmediatas

Estas prioridades deben basarse en la evaluación inicial. Es importante considerar:

  • datos desglosados por sexo y por edad;
  • vulnerabilidad y cuestiones de protección;
  • necesidades especiales de contenido, por ejemplo la información con potencial para salvar vidas;
  • vínculos con el reestablecimiento del sistema educativo.

La priorización también puede considerar restricciones de fondos, logísticas y de seguridad, pero no debe conducir a la exclusión de grupos vulnerables (ver también la norma 1 en materia de análisis; la norma 1 en materia de enseñanza y aprendizaje, y las normas 1 y 2 en materia de política educativa).

Regresar al inicio
6
Educación “de calidad” y “pertinente”

Ver las definiciones de estos términos en el Glosario (Anexo 1)

Regresar al inicio
7
Participación de la comunidad

Las comunidades deben participar activamente en los procesos educativos a fin de facilitar el acceso a la educación. La participación de la comunidad ayuda a:

  • subsanar deficiencias de comunicación;
  • movilizar recursos adicionales;
  • resolver problemas de seguridad, de protección y psicosociales;
  • reconocer necesidades de oportunidades alternativas de aprendizaje;
  • promover la participación de todos los grupos pertinentes, en particular de aquellos que son vulnerables.

(ver también la definición de “participación” en el Glosario (Anexo 1); las normas 1 y 2 en materia de participación de la comunidad, y la nota de orientación 2 de la norma 3 en materia de enseñanza y aprendizaje).

Regresar al inicio
8
Recursos

Las autoridades nacionales tienen la responsabilidad final de garantizar los servicios de educación. Esto incluye la coordinación y la dotación de suficientes recursos financieros, materiales y humanos. Si las autoridades nacionales no son capaces de satisfacer plenamente las necesidades de educación en una situación de emergencia hasta la recuperación inclusive, otras fuentes pueden brindar apoyo adicional. Algunos ejemplos son la comunidad internacional, organismos del sistema de las Naciones Unidas, ONG internacionales y locales, autoridades locales, comunidades, organizaciones religiosas, grupos de la sociedad civil y otros asociados que trabajan en el ámbito del desarrollo. Los donantes deben ser flexibles y apoyar diversos enfoques coordinados para garantizar la continuidad de la educación e iniciativas de aprendizaje.

Regresar al inicio
9
Uso mínimo de centros educativos como refugios temporales

Los centros educativos sólo deben usarse como refugio para personas desplazadas si no existe otra posibilidad. Durante la planificación de los preparativos, se deben establecer sitios alternativos de refugio para casos de emergencia o desastre.

Si se usan centros educativos como refugios temporales, se deben minimizar los efectos negativos y los posibles riesgos de protección, en colaboración con los sectores de refugio y protección. Los interesados deben acordar una fecha para devolver el centro educativo a su función original. Esto minimiza las alteraciones en el aprendizaje y evita que las familias permanezcan en un centro educativo mucho tiempo después de ocurrida la emergencia.

Si se usan centros educativos como refugios temporales, es importante proteger los bienes de la escuela, entre ellos los libros, las bibliotecas, los muebles, los archivos y los equipos de recreación. Los centros educativos deben devolverse en condiciones de uso. Siempre que sea posible, los interesados deben aprovechar la oportunidad para mejorarlos. Por ejemplo, las instalaciones de saneamiento pueden renovarse y las estructuras edilicias pueden reforzarse (ver también las notas de orientación 4 y 6 de la norma 3 en materia de acceso y ambiente de aprendizaje, y la nota de orientación 3 de la norma 1 en materia de política educativa).

Regresar al inicio

Los ambientes de aprendizaje son seguros y promueven la protección y el bienestar psicosocial de los educandos, maestros y otro personal educativo.

Acciones clave

El ambiente de aprendizaje está libre de peligros para los educandos, maestros y otro personal educativo.

Vea las notas de orientación:

Los maestros y otro personal educativo adquieren las competencias y los conocimientos necesarios para crear un ambiente de aprendizaje propicio y promover el bienestar psicosocial de los educandos.

Vea las notas de orientación:

Las escuelas, los espacios temporales de aprendizaje y los espacios acogedores para los niños están cerca de las poblaciones a las que sirven.

Vea las notas de orientación:

Las rutas de acceso al ambiente de aprendizaje son seguras y accesibles para todos.

Vea las notas de orientación:

Los ambientes de aprendizaje están libres de ocupación y ataques militares.

Vea las notas de orientación:

La comunidad contribuye a las decisiones sobre la ubicación del ambiente de aprendizaje y sobre sistemas y políticas para garantizar que los educandos, maestros y otro personal educativo estén seguros y protegidos.

Vea las notas de orientación:

Los ambientes seguros de aprendizaje se mantienen mediante la reducción del riesgo de desastres y las actividades de gestión.

Vea las notas de orientación:

Notas de orientación
1
Seguridad y protección

Un ambiente de aprendizaje seguro ofrece protección frente a amenazas, peligros, lesiones o pérdidas. Un ambiente seguro está libre de daños físicos o psicosociales.

Las autoridades nacionales tienen el deber de garantizar la seguridad. Esto incluye una vigilancia suficiente y de buena calidad, así como el despliegue de soldados cuando corresponda y sea necesario. Si los lugares habituales de aprendizaje son inseguros o no están disponibles, deben establecerse sitios o modos de aprendizaje alternativos, seguros y protectores. La escolarización en el hogar y el aprendizaje a distancia pueden servir como alternativa en tales circunstancias. En situaciones Segundo ámbito: Ambiente de aprendizaje 66 inseguras, la comunidad debe manifestar si desea que los educandos asistan a la escuela o no. Las fuerzas de seguridad nunca deben usar centros educativos como refugios temporales.

Regresar al inicio
2
Bienestar emocional, físico y social

Este bienestar depende de:

- la seguridad y la protección;

- la salud;

- la alegría y la calidez en las relaciones entre los educadores y los educandos, así como entre los educandos.

Desde la edad más temprana, las interacciones con cuidadores en ambientes seguros, protectores y estimulantes favorecen el desarrollo y el aprendizaje de los niños. Las actividades para garantizar el bienestar de los educandos se centran en fomentar un desarrollo sano, interacciones sociales positivas y buena salud. Asimismo, alientan la participación de los educandos en las decisiones que los afectan. Al participar en la resolución de problemas, la toma de decisiones y la reducción de riesgos, los niños, niñas y jóvenes pueden sentirse menos desamparados y contribuir a su propio bienestar.

Si los padres no pueden velar por el bienestar de sus hijos en el hogar, otros deben ayudar. Esto incluye derivaciones a los servicios apropiados, si existen.

Regresar al inicio
3
Protección

“Protección” significa defensa frente a toda forma de amenaza física, emocional y social, abuso, explotación y violencia. Los educandos, maestros y otro personal educativo deben estar informados sobre los peligros que se encuentran en el ambiente de aprendizaje y sus alrededores y estar protegidos frente a ellos. Los peligros incluyen:

  • el hostigamiento;
  • la explotación sexual;
  • las amenazas naturales y ambientales;
  • las armas, municiones, minas de tierra y municiones sin detonar;
  • los soldados armados, sitios de fuego cruzado y otras amenazas militares, incluidos los secuestros y el reclutamiento;
  • la inseguridad política

Los análisis de riesgos —incluidas las consultas con miembros de la comunidad, educandos, maestros y otro personal educativo— son importantes para comprender las necesidades y prioridades de protección. Estos análisis deben realizarse periódicamente e incluir el análisis de los factores culturales y políticos pertinentes.

Si ocurren violaciones a la protección, deben documentarse y denunciarse confidencialmente, de preferencia con la ayuda de personas capacitadas en vigilancia de los derechos humanos. Deben anotarse datos clave sobre el incidente, incluido el sexo y la edad de la víctima y si ésta fue atacada por tener determinadas características. Tal información es importante para reconocer patrones y puede ser necesaria para crear intervenciones efectivas, capaces de resolver el problema. También se deben documentar las respuestas a las violaciones denunciadas, incluidas las derivaciones a prestadores de servicios de salud, de protección y psicosociales.

En ambientes donde sean comunes la violencia y otras amenazas a la seguridad física y psicosocial de los educandos, maestros y otro personal educativo, es importante dar participación a las familias y comunidades en la promoción de la seguridad en el hogar y la comunidad. Las actividades pueden incluir:

  • campañas de información para que los padres y mayores reafirmen métodos positivos de crianza de los niños, incluso prácticas positivas de disciplina;
  • participación de la policía u otras fuerzas de seguridad en la creación de conciencia sobre los problemas de protección en la comunidad;
  • trabajo con las comunidades y autoridades pertinentes para atender problemas específicos de protección, como organizar el acompañamiento para los educandos hacia y desde las clases.

 

Regresar al inicio
4
Violencia de género

La violencia de género, en particular la violencia sexual, es un problema grave de protección que puede poner en peligro la vida. Puede afectar a hombres y niños, pero en general la violencia de género está dirigida contra mujeres y niñas. Los programas de educación deben prever la vigilancia de cuestiones de acoso y explotación sexual, como también respuestas a esas cuestiones. Los padres, educandos, maestros y otro Segundo ámbito: Ambiente de aprendizaje 68 personal educativo deben acordar formas de reducir los riesgos para los niños, niñas y jóvenes en el camino hacia y desde el lugar de aprendizaje. Estas actividades pueden incluir:

  • elaborar y publicar normas claras contra el acoso sexual, la explotación, el abuso y otras formas de violencia de género;
  • incorporar estas normas en códigos de conducta para maestros y otro personal educativo, quienes deben entender qué conductas son inaceptables;
  • aumentar la cantidad de mujeres adultas en el ambiente de aprendizaje para proteger y dar tranquilidad a las niñas y adolescentes que estudian. Aunque no exista un equilibrio entre maestros hombres y mujeres, las mujeres de la comunidad pueden ofrecerse como asistentes de aula para promover un ambiente más protector para los niños.

Si hay violencia de género, es importante que existan sistemas confidenciales y seguros de denuncia, queja y respuesta. Las autoridades nacionales o una organización independiente especializada en violencia de género pueden facilitar estos sistemas. Debe brindarse el apoyo sanitario, psicosocial, judicial y de protección que sea apropiado para los sobrevivientes de la violencia de género, en un sistema de derivación bien coordinado.

Regresar al inicio
5
Distancia máxima entre los educandos y los lugares de aprendizaje

Distancia máxima entre los educandos y los lugares de aprendizaje

Esta distancia debe definirse conforme a las normas locales y nacionales. Es importante considerar problemas de seguridad, protección y accesibilidad como cuarteles militares, minas de tierra o bosques densos en los alrededores. Se debe consultar a los educandos, los padres y madres y otros miembros de la comunidad sobre la ubicación de los centros de aprendizaje y los peligros potenciales. Si la distancia hasta la escuela es tan grande que se reduce el acceso, puede estimularse el establecimiento de clases subsidiarias o satélites en lugares más cercanos al domicilio de los educandos.

Regresar al inicio
6
Rutas de acceso

A fin de garantizar rutas de acceso seguras y protegidas para todos los educandos, maestros y otro personal educativo, las comunidades, incluidos los niños y niñas de diferentes edades, deben señalar las amenazas que perciben y acordar medidas para enfrentarlas. Por ejemplo, si los educandos deben caminar hacia y desde los centros educativos por caminos mal iluminados, puede mejorarse la seguridad por medio de acompañantes adultos o usando reflectores o cinta reflectora sobre la ropa y las mochilas.

Regresar al inicio
7
Protección de la educación frente a los ataques

En algunos contextos, los educandos, los maestros y el personal educativo están expuestos a riesgos físicos o psicosociales en el camino hacia y desde los centros educativos. Algunas medidas posibles para reducir estos riesgos son:

  • enriquecer el plan de estudios con mensajes sobre seguridad, apoyo psicosocial y educación sobre derechos humanos, resolución de conflictos, consolidación de la paz y derecho humanitario;
  • crear conciencia pública sobre el significado y el uso de los Convenios de Ginebra y el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, que prohíben los ataques contra civiles (incluso estudiantes y maestros) y centros educativos en tiempos de guerra;
  • desarrollar la capacidad de los sistemas judiciales civiles y militares, las fuerzas armadas y los grupos armados en cuanto a los principios básicos del derecho humanitario y su aplicación a la protección de la educación;
  • reforzar edificios o muros perimetrales y utilizar guardias de seguridad (remunerados o voluntarios de la comunidad); 
  • dar alojamiento a los maestros en el lugar;
  • reubicar lugares de aprendizaje y de estudiantes, maestros y otros trabajadores de la educación que estén amenazados;
  • establecer escuelas basadas en el hogar y en la comunidad.

Según el contexto y los problemas de seguridad, las comunidades o las comisiones de educación de la comunidad pueden asumir responsabilidad por la protección de las escuelas. Por ejemplo, pueden proporcionar acompañantes o recomendar líderes comunitarios o religiosos para enseñar en las escuelas y apoyarlas. En conflictos civiles, los miembros de la comunidad pueden ayudar a promover Segundo ámbito: Ambiente de aprendizaje 70 negociaciones con ambas partes del conflicto para elaborar códigos de conducta que conviertan a las escuelas y los lugares de aprendizaje en refugios o “zonas de paz”

Los ataques contra escuelas y hospitales son una de las seis violaciones graves prohibidas por la resolución 1612 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, de 2005. Si ocurren estos ataques, deben denunciarse al Mecanismo de Supervisión y Presentación de Informes coordinado por las Naciones Unidas (ver también la nota de orientación 1 de la norma 1 en materia de política educativa, en las paginas 113- 114 y la nota de orientación 4 de la norma 2 en materia de política educativa, en las paginas 120-121).

Regresar al inicio
8
Capacitación sobre apoyo psicosocial y bienestar

Los maestros y otro personal educativo deben recibir capacitación para brindar apoyo psicosocial a los educandos a través de:

  • el aprendizaje estructurado;
  • el uso de métodos adaptados especialmente para niños;
  • el juego y la recreación;
  • la enseñanza de habilidades para la vida;
  • las derivaciones a especialistas.

Es importante ocuparse del bienestar de los maestros y otro personal educativo. Esto contribuirá al bienestar de los educandos y a la finalización exitosa de programas de educación formal o no forma.

Regresar al inicio
9
Gestión no violenta de las clases

Según el Marco de Acción de Dakar, los programas educativos deben conducirse “de tal manera que fomenten el entendimiento mutuo, la paz y la tolerancia y contribuyan a prevenir la violencia y los conflictos”. Para alcanzar esta meta, los maestros necesitan apoyo para una gestión positiva de la clase. Esto significa garantizar un ambiente de aprendizaje que promueva la comprensión mutua, la paz y la tolerancia y que ofrezca habilidades para prevenir la violencia y los conflictos. La motivación y un sistema sólido de disciplina positiva son las bases para crear tal ambiente. Estas estrategias deben reemplazar al castigo corporal, la agresión verbal, la humillación y la intimidación. La intimidación comprende tensión mental, violencia, abuso y discriminación. Estos puntos deben incluirse en los códigos de conducta de los maestros y señalarse sistemáticamente en actividades de capacitación y supervisión docente.

Regresar al inicio
10
Participación de la comunidad

Las comunidades deben asumir un papel fundamental en la creación, el mantenimiento y la protección del ambiente de aprendizaje. En el diseño del programa deben participar representantes de todos los grupos vulnerables. Esto aumenta el sentido de propiedad de la comunidad con respecto al apoyo a la educación.

Regresar al inicio
11
Reducción y gestión del riesgo de desastres

Los educandos, maestros y otro personal educativo pueden recibir capacitación para apoyar la prevención de desastres y las actividades de gestión. Estas actividades pueden incluir:

  • la elaboración y utilización de planes de preparación para emergencias;
  • la realización de simulacros para desastres previstos y recurrentes;
  • medidas de seguridad estructural y no estructural de las escuelas, como planes de evacuación de escuelas en zonas propensas a terremotos.

Las comisiones comunitarias o escolares de seguridad pueden necesitar apoyo para llevar a cabo y coordinar la ejecución de planes escolares de gestión de riesgos de desastre o de seguridad. El apoyo consiste en ayuda para analizar y priorizar los riesgos, aplicar estrategias de protección física y ambiental y elaborar procedimientos y desarrollar habilidades para los preparativos de la respuesta.

Los planes de preparación para emergencias, incluidos los planes de evacuación de escuelas, deben elaborarse y compartirse de manera que sean accesibles para todos, incluidas las personas analfabetas o las que tienen discapacidades físicas, cognitivas y mentales.

Regresar al inicio

Las instalaciones educativas promueven la seguridad y el bienestar de todos los educandos, maestros y otro personal educativo y están vinculadas con servicios de salud, de nutrición, de protección y psicosociales.

Acciones clave

Los lugares y estructuras de aprendizaje son seguros y accesibles para todos los educandos, maestros y otro personal educativo.

Vea las notas de orientación:

Los ambientes temporales y permanentes de aprendizaje se reparan, refuerzan o reemplazan, según sea necesario, con un diseño y una construcción resistentes a desastres.

Vea las notas de orientación:

Los espacios de aprendizaje están marcados por límites protectores visibles y señales claras.

Las estructuras físicas utilizadas para los ambientes de aprendizaje son apropiadas para la situación e incluyen espacio suficiente para las aulas, la administración, la zona de recreo y las instalaciones de saneamiento.

Vea las notas de orientación:

El espacio para la clase y la disposición de los asientos se ajustan a la proporción acordada de espacio por educando y por maestro, con el fin de alentar metodologías participativas y enfoques centrados en el educando.

Vea las notas de orientación:

Miembros de la comunidad, incluso jóvenes, participan en la construcción y el mantenimiento del ambiente de aprendizaje.

Vea las notas de orientación:

Se proporcionan cantidades suficientes de agua potable e instalaciones de saneamiento adecuadas para la higiene personal y la protección, tomando en cuenta el sexo, la edad y las discapacidades.

Vea las notas de orientación:

En el ambiente de aprendizaje se fomenta la educación en salud e higiene basada en habilidades.

Vea las notas de orientación:

Hay servicios escolares de salud y nutrición para enfrentar el hambre y otros obstáculos para el aprendizaje efectivo y el desarrollo.

Vea las notas de orientación:

Hay servicios escolares de salud y nutrición para enfrentar el hambre y otros obstáculos para el aprendizaje efectivo y el desarrollo.

Vea las notas de orientación:

Notas de orientación
1
Ubicación

Los centros educativos deben construirse, reconstruirse o reubicarse en lugares que promuevan la equidad y la seguridad física de los educandos, maestros y otro personal educativo. Es importante considerar si se deben reutilizar los lugares donde estaban los centros educativos antes de la emergencia. La reconstrucción de estructuras físicas en los emplazamientos anteriores puede mantener la discriminación contra ciertos grupos de la comunidad o poner a los educandos en riesgo de desastres naturales. Es esencial realizar análisis cuidadosos del riesgo de conflicto y desastre. Estos análisis deben incluir consultas con representantes de autoridades nacionales y una amplia gama de miembros de la comunidad, en especial grupos vulnerables. Pueden brindar información valiosa sobre dónde es posible construir centros educativos. La colaboración con otros sectores (como la coordinación y administración de campamentos, el refugio y la salud) es esencial para que las escuelas y otras instalaciones educativas estén cerca de los hogares de los educandos y de otros servicios (ver también las notas de orientación 1 y 6 de la norma 1 en materia de análisis, en las paginas 38 y 42-43; la nota de orientación 11 de la norma 2 en materia de acceso y ambiente de aprendizaje, en la página 71; la nota de orientación 3 de la norma 1 en materia de política educativa, en las paginas 115-116, y la norma 1 en materia de coordinación, en las páginas 34 a 37).

Regresar al inicio
2
Estructura, diseño y construcción

Es importante considerar los siguientes elementos en el diseño y la construcción de espacios temporales y permanentes de aprendizaje.

  • Elección de una ubicación segura: profesionales debidamente calificados deben evaluar la seguridad estructural de los edificios escolares dañados y se debe establecer un orden de prioridad para la reocupación, la reparación, el reforzamiento o el reemplazo de los edificios, sobre la base de las necesidades y los costos.
  • Diseño y construcción inclusivos y resistentes a desastres: tanto a las construcciones temporales como permanentes se les deben aplicar códigos internacionales de planificación y construcción de escuelas (o códigos locales si son más estrictos) . Los centros escolares deben diseñarse, construirse y mantenerse de modo que sean resistentes a amenazas y peligros conocidos, como incendios, tormentas, terremotos y deslizamientos de tierra. Los esfuerzos de reconstrucción deben asegurar que la asistencia a la escuela no exponga a los educandos, maestros o otro personal educativo a riesgos que pueden evitarse. El diseño y la construcción deben garantizar iluminación, ventilación cruzada y calefacción (si corresponde) adecuadas, para promover un ambiente de enseñanza y aprendizaje de calidad.
  • Si las autoridades locales y la comunidad local pueden mantener la estructura a un costo asequible, se deben usar materiales y mano de obra locales para construir la estructura, siempre que esto sea factible. Deben tomarse medidas para que las estructuras sean rentables y las características físicas (por ejemplo, los techos o los pisos) sean duraderas.
  • Debe tenerse en cuenta el presupuesto disponible, los posibles usos a corto y largo plazo y la participación de la comunidad, de autoridades y planificadores educativos.

Las estructuras pueden ser temporales, semipermanentes, permanentes, adicionadas o móviles. La participación de miembros de grupos afectados por la emergencia de formas diferentes en actividades conjuntas, como la construcción y el mantenimiento de escuelas, puede ayudar a mitigar el conflicto.

Regresar al inicio
3
Personas con discapacidades

Se deben considerar cuidadosamente las necesidades de personas con discapacidades físicas y visuales en el diseño de los centros educativos. Las entradas y salidas deben ser accesibles para personas que usen sillas de ruedas u otros dispositivos de movilidad asistida. El espacio y los muebles de las aulas, así como las instalaciones de agua y saneamiento, deben contemplar las necesidades de las personas con discapacidades. Al determinar emplazamientos y reconstruir centros educativos, se recomienda la cooperación a nivel local y nacional con organizaciones representantes de personas con distintos tipos de discapacidad, padres de niños discapacitados y jóvenes discapacitados.

Regresar al inicio
4
Diseño y mantenimiento de los espacios de aprendizaje

Los centros educativos deben diseñarse considerando cuidadosamente quiénes usan el espacio de aprendizaje y cómo lo hacen. Los espacios deben ser adecuados al sexo, la edad, el grado de capacidad física y la cultura de todos los usuarios. Debe fijarse un tamaño máximo de clase que sea realista según los parámetros locales. Si es posible, debe preverse suficiente espacio para aulas adicionales, por si las inscripciones aumentan, a fin de facilitar una reducción progresiva del uso de varios turnos. Las entradas y salidas deben permitir la evacuación segura de los estudiantes, maestros y otro personal educativo en caso de emergencia.

Se debe mantener adecuadamente la estructura edilicia, además de las instalaciones de saneamiento y los muebles, entre éstos los escritorios, las sillas y los pizarrones. Miembros de la comunidad y la comisión de educación de la comunidad pueden contribuir al mantenimiento de los espacios de aprendizaje con mano de obra, tiempo o materiales.

Regresar al inicio
5
Instalaciones de saneamiento

Debe haber instalaciones de saneamiento dentro o cerca del ambiente de aprendizaje. Para lograr esto, es importante la colaboración con el sector de agua y saneamiento. El saneamiento incluye: 

  • instalaciones para la evacuación de desechos sólidos, como contenedores y pozos de residuos;
  • instalaciones de drenaje, como pozos de infiltración y canales de desagüe;
  • agua suficiente para la higiene personal y la limpieza de los retretes.

Las instalaciones de saneamiento deben ser accesibles para las personas con discapacidades y deben mantener la privacidad, la dignidad y la seguridad. Las puertas de los retretes deben poder cerrarse desde adentro. Para prevenir el acoso y el abuso sexual, deben hacerse retretes separados para niños y hombres y para niñas y mujeres, en lugares seguros, convenientes y de fácil acceso. Las normas de Esfera sobre retretes escolares establecen que debe haber un retrete cada 30 niñas y un retrete cada 60 niños. Si no es posible inicialmente construir retretes separados, deben hacerse los arreglos pertinentes para evitar que las niñas y los niños usen los retretes al mismo tiempo. Si los retretes no están ubicados dentro del lugar de aprendizaje, pueden usarse instalaciones cercanas y su uso por los niños debe ser vigilado (ver también las normas de Esfera sobre la disposición de excretas en el capítulo sobre abastecimiento de agua, saneamiento y fomento de la higiene).

Si es necesario, se debe proporcionar materiales sanitarios y ropa culturalmente apropiada a las niñas y adolescentes estudiantes para que puedan participar plenamente en el aprendizaje.

Regresar al inicio
6
Agua potable y promoción de la higiene

Los ambientes de aprendizaje deben contar con una fuente de agua potable y proporcionar jabón. Como actividades cotidianas, deben incorporarse prácticas de higiene tales como el lavado de manos y rostro. Las normas del manual de Esfera sobre cantidad de agua proporcionada en las 76 escuelas establecen un mínimo de tres litros de agua por estudiante y por día para beber y lavarse las manos (ver también las normas de Esfera a este respecto en el capítulo sobre abastecimiento de agua, saneamiento y fomento de la higiene).

Regresar al inicio
7
Servicios escolares de salud y nutrición

Los programas escolares de salud y nutrición vinculan a la educación con recursos de los sectores de salud, nutrición y saneamiento. Contribuyen a superar obstáculos al aprendizaje y a promover un desarrollo saludable. Los programas pueden incluir:

  • programas de alimentación escolar para saciar el hambre;
  • desparasitación para tratar las infecciones por parásitos;
  • programas de prevención de enfermedades contagiosas (por ejemplo, sarampión, diarrea, VIH y SIDA);
  • suministro de suplementos con micronutrientes (por ejemplo, vitamina A, hierro y yodo).

Los programas deben seguir pautas reconocidas, como las directrices del Programa Mundial de Alimentos sobre la alimentación escolar. Es importante la coordinación con los sectores de salud y nutrición (ver también las normas de Esfera sobre seguridad alimentaria, nutrición y ayuda alimentaria).

Regresar al inicio
8
Acceso a servicios locales y derivaciones

Los maestros y otro personal educativo pueden hacer derivaciones a servicios locales para apoyar y promover el bienestar físico, psicosocial y emocional de los educandos. Deben estar capacitados para reconocer señales de aflicción física o psicosocial y otros problemas de protección, como el de los niños que han sido separados de sus familias. Deben compartir información sobre amenazas al bienestar de los educandos con los asociados pertinentes de otros sectores de servicios.

Para garantizar que el sistema de derivación funcione eficazmente, deben establecerse vínculos formales con servicios externos. Los servicios pueden ser de orientación, psicosociales y de asistencia jurídica para los sobrevivientes de la violencia sexual y de género, o servicios sociales para casos de posible abuso o negligencia. Los niños que han estado asociados con fuerzas armadas y grupos armados pueden necesitar ayuda para el rastreo de sus familias y la reunificación con ellas.

Regresar al inicio
Recursos relacionados